03/04/2018 "SIELE facilita la movilidad de las personas que aprendan español como lengua extranjera o segunda lengua en cualquiera de los países hispanohablantes" LinkedIn Compartir

 

Entrevista con el Dr. Roberto Castañón Romo, Director del Centro de Enseñanza para Extranjeros de la UNAM

 

¿De dónde surgió la necesidad de este nuevo certificado del español?

El peso del español como lengua de uso mundial se ha incrementado durante este siglo, lo que evidenció la necesidad de contar con un examen con reconocimiento internacional para certificar el dominio de la lengua española, respaldado por instituciones de prestigio y con muchos años de experiencia en la enseñanza y la certificación de esta lengua. Si bien las instituciones titulares del SIELE ofrecíamos la certificación a través de instrumentos válidos y confiables, no consideraban las expresiones del español desde una perspectiva panhispánica y su ámbito era local.

 

SIELE es un proyecto innovador, digital y universal. ¿Qué supone para nuestro idioma adherirse a estos valores?

Que dichos valores ya son intrínsecos al español; es decir, es una lengua innovadora, viva, en constante enriquecimiento y universal, toda vez que la hablamos en 23 países de tres continentes, y es la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes. Además es digital, ya que de los usuarios de Internet el 8 % se comunica en español, donde es la tercera lengua más utilizada. Por lo anterior, la lengua española en el mundo verá ampliados sus horizontes de influencia.

 

SIELE es un certificado panhispánico, es decir, recoge todas las variantes lingüísticas del español, un atributo muy importante en este momento en el que las fronteras no existen...

Esto es debido al peso económico, turístico, financiero y cultural que el español tiene en el mundo, por lo que contar con el certificado SIELE facilitará la movilidad de las personas que aprendieron español como lengua extranjera o segunda lengua, en cualquiera de los países hispanohablantes.

 

¿Qué beneficios aporta SIELE a los candidatos a la hora de certificarse?

En primer lugar, que cuentan con el único certificado de dominio del español de carácter internacional, construido por cuatro instituciones con sobrada experiencia en la enseñanza y la certificación de esta lengua.

En segundo, la confianza de que el certificado avala su dominio de español, medido con una herramienta de calidad, que tiene un estatus equiparable al de otros exámenes internacionales que se emplean en la certificación del inglés, el francés o el chino.

En tercer lugar, la seguridad de que el certificado será reconocido y aceptado en el mundo hispanohablante, ya que podrá utilizarse como criterio válido para ingresar a una universidad, conseguir un empleo o bien demostrar el dominio del español para obtener la nacionalidad en algún país hispanoparlante.

 

Según datos del Instituto Cervantes, más de 572 millones de personas tienen el español como lengua materna y más de 21 millones lo estudian, ¿cree que muchas veces no se le da la importancia global que se merece?

Estamos convencidos de que el valor del español es cada vez mayor y su peso específico en los intercambios, económicos, culturales, científicos, académicos, etcétera, se irá incrementado conforme avance el siglo. En este sentido, los valores vinculados al español, comentados anteriormente, se verán fortalecidos por el uso de nuestra lengua.

 

¿Qué pueden hacer las instituciones para darle valor? 

Como institución de educación superior, vemos que el papel vehicular del español en la publicación de trabajos científicos internacionales debe ser relevante, por lo que debemos impulsar y fortalecer las publicaciones en nuestra lengua y dar la lucha en los espacios académicos y de investigación correspondientes, para que mantengan su valor por el conocimiento que reportan.

 

¿Y los hispanohablantes?

Promover la rica cultura iberoamericana, su historia, su arte, su literatura, su producción científica, mediante la publicación de textos y artículos científicos y de libros en español en todas sus variedades. Como turistas, promover nuestra lengua y cultura en distintos países.

Además, debemos incentivar el consumo de literatura, cine, teatro, etc. en nuestra lengua y su uso en cualquier ámbito profesional, de tal manera que las casas productoras y editoriales vean el potencial de crear e invertir en todos estos espacios.

 

¿Por qué estudiar español?

Porque permite a los no hispanohablantes conocer y acceder a la inmensa riqueza cultural de los países donde se habla español y por su valor económico en el mundo, ya que al ser la segunda lengua más hablada, la convierte en un referente para los negocios, la literatura, el turismo y para todos los campos de intercambio cultural, lo que la vuelve una lengua de poder y de prestigio y, por tanto, hay que hablarla. 

El valor del español es cada vez mayor y su peso específico en los intercambios, económicos, culturales, científicos, académicos, etcétera, se irá incrementado conforme avance el siglo


Estupenda entrevista al Dr. Castañón. Sin duda su criterio es sobradamente solvente sobre este asunto.
posted-on-x-hook por